Una marca que rompe el cascarón: Coquetier Classy Cocktails

Ganarse la confianza del cliente es importante en cualquier sector. Si eres el responsable de crear la identidad que vaya a acompañarle en sus primeros años de vida, cuando su buena implantación es determinante para el futuro del negocio, la responsabilidad es doble. Por eso, cuando la exigencia es máxima y las cosas acaban saliendo bien, es reconfortante compartirlo. Especialmente para que internamente no olvidemos la gran trascendencia que pueden tener nuestras decisiones para el cliente, para bien y para mal.

Embrión

Rafa Martín, uno de los barmans y cocteleros más destacadas de Mallorca, para quien ya trabajábamos como departamento de marketing y comunicación externo de su consolidado y exitoso Brassclub (un cocktail bar de estilo clásico inspirado en la elegancia de los clubs neoyorkinos y en la estética de los años más prósperos de la coctelería de Madrid o Barcelona, con un producto realmente innovador), nos pidió que diéramos un paso más allá. Se había propuesto lanzar un nuevo proyecto de coctelería en Palma y en poco más de un mes debíamos diseñar la marca para su lanzamiento y planificar una estrategia de comunicación que le permitiera darse a conocer entre el público local y el visitante. Recibido el encargo, los equipos de diseño, marketing, comunicación y web nos pusimos manos a la obra.

Gestación

Las primeras células asentaron de forma firme gracias, en gran parte, a las ideas tan claras que nos fue transmitiendo Rafa Martín en todo momento. El briefing, tan admirado y reclamado por los creativos, existía en su máxima expresión. Tradujimos las aspiraciones que Martín había depositado en el nuevo local: “debía ser una coctelería clásica inspirada en el espíritu de Nueva Orleans, donde disfrutar los mejores cocktails old fashioned en un ambiente clandestino y de postín”. Para ilustrar la marca, tanto a nivel de nombre como en su diseño, debíamos inspirarnos en la huevera o coquetier, que se considera el término original con el que comenzaron a denominarse las mezclas de bebidas que hoy conocemos como cócteles. En cuanto al interiorismo y rotulación, el cliente también aportó sus consideraciones inclinándose por una estética en la que predominara el latón.

Alumbramiento

Varias semanas más tarde vio la luz el resultado de nuestro trabajo, Coquetier Classy Cocktails. La satisfacción del cliente, cuya aportación de información resultó imprescindible para redondear cada elemento, se transformó también en la de C3PO USALAFUERZA, de forma muy especial para los departamentos creativo y de marketing, quienes asumieron gran parte del esfuerzo inicial. A partir de ese instante entraron en juego el resto de departamentos, comunicación y web. Se encargaron, por un lado, de la redacción de los contenidos y la definición de la estrategia informativa de bienvenida con la que dar a conocer y proyectar la nueva marca en las redes sociales o en los medios de comunicación; y por otro, de la programación de una sencilla web inicial de contacto, mientras, en paralelo, se sigue trabajando en el diseño de una página corporativa completa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *